menu

09 febrero 2011

EL BLANCO DE TUS PROPOSITOS




Fuera a las frías indecisiones,
arrinconare el testigo que marca
el espacio de la autocomplacencia.

Adiós a todo aquello que levita
sin conciencia en el oscuro forro
equidistante de la entrepierna.

Destierro la postura obligada,
a todas esas cosas inventadas
que no salieron por mi boca.

Recreare el adjetivo deseado
y mejor considerado,el mismo
que sueña y habita bajo mi piel.

Suplicaré el tenerte a mi lado,
para conseguir el bebedizo eterno
de ser el blanco de tus propósitos.



9 comentarios:

  1. Que todos tus propositos se cumplan, ante todo conseguir ser tu mismo en este mundo en el que tanto gusta manejarnos.....

    ResponderEliminar
  2. Y que sea una diana perfecta....si señor, y es que es el unico caso en el que deseas ser "blanco"...un abrazo,amigo

    ResponderEliminar
  3. Ojalá que se cumplan tus deseos, te lo mereces.
    Besos y susurros cálidos

    ResponderEliminar
  4. "Destierro la postura obligada,
    a todas esas cosas inventadas
    que no salieron por mi boca."... cómo no regresar a zambullirme entre tus letras?_ estoy tan harta de tanta miseria, que leerte es un vaso de agua fresca.. cariños compañero..

    ResponderEliminar
  5. amigo mío, cundo tengas ese bebedizo avísame. Lo necesito con tanta urgencia!
    Excelentes versos, de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Querer es poder ,luchar es conseguir ,seguir hacia delante con el proposito de conseguirlo pese a lo que pese ,es un logro asegurado ...;)

    Besitos llenos de deseos de sumar tu lucha ....muaksss ....un silbido con fuerza ...

    ResponderEliminar
  7. Viva lo natural, lo expontáneo, lo incandecente, aquello que no se planea, que llega y no se sabe ni cuando ni como, solo que esta aquí. Ya no hay porque precipitarse en la razón, ni detenerse en el temor, solo dejarse caer en las aguas del firmamento y olvidar los momentos del deseo, para cosechar los instantes del gozo.

    Y no hay que vacilar, ni una pluma del ave de los tiempos, sino dejar en señal, lo que se pretende, porque siendo el blanco de sus propósitos, en su aceptar haces de ella la diana completa de tu asidero. Entonces nace tu propósito que se convierte en ella, y tú, su certeza.

    El rededor es un enemigo que envidia tus ansias, y esculpe venenos en las vestiduras de tu objetivo, pero carece de cimiento si tu firmeza se hace materia.
    Nada la detiene pues el mismo espacio que ocupas, lo compartes con el resultado, y todo lo eres aunque no lo seas aún, pues en el sueño clarificado, han acertado en el centro de tu dial. que

    Yaces en ella, querido amigo. Eres tú, alcanzando su propósito, pues te le has colocado en frente.

    ResponderEliminar
  8. Son precisamente esas frases que no salen de nuestra boca, las que terminan pesando más y más con el pasar del tiempo. Tengo un par de ellas, enredadas en el alma, que no me he atrevido a dejar salir... aunque tal vez, sólo estén esperando el mejor momento.
    Abrazos con cariño!

    ResponderEliminar