menu

08 septiembre 2014

VIENTO A ORILLAS DEL MAR

           



      
             Me gusta ser viento a orillas del mar, sobre volar el horizonte con la mirada perdida, como quien no quiere merodear la realidad, en esos momentos donde el mundo, a mi alrededor, pareciera parar,  pero a sabiendas que lo hago con la intención  de reinventarme en momentos bajos de azúcar, esos que nos impiden reaccionar, para levantarse aun cayendo de bruces contra el suelo, como si todo pesara más de lo habitual, como si todo, me viniera tan grande, como la soledad, y seguir intentándolo, porque no queda otra opción que la de volar, aun a ras del suelo, qué más da, si lo que quiero es no despertar un buen o mal día, según lo quieras mirar, recordando que los sueños, no cumplieron su finalidad...

pd:
los sueños como las promesas...
hay que trabajarlas...






3 comentarios:

  1. Sabio mensaje. Como ya sabes, la esperanza de lograr los sueños es la mejor razón para levantarse cada mañana y cada vez que cmos, pues si caemos es siempre para volver a levantarnos.
    La profundidad de este mensaje queda aún más ampliada con tu forma de expresarlo.

    Un saludo desde la isla

    ResponderEliminar
  2. Flotar, volar, penetrar en los sitios más insospechados, rozar la mejilla de quien menos se lo espera...

    ResponderEliminar